infoydata.com

infoydata

La Nación se apropia de los recursos pesqueros

La apropiación de la nación de los recursos pesqueros

Escribimos para la mayoría de los argentinos que «viven de espaldas al mar» y para los bonaerenses a los que el Gobierno Nacional les enajena los recursos pesqueros.

Lo que es peor aún, lo hace con una ineptitud tal, que compromete estos recursos naturales para las próximas generaciones. Atenta contra la industria y el empleo radicado en todo el territorio provincial.

Todos estamos afectados por décadas de gobiernos nacionales incapaces. Mal administran el recurso pesquero que pertenece a la Provincia de Buenos Aires y a todos sus pobladores.

Se apropian de los recursos pesqueros de dominio de la Provincia en su territorio. También los migratorios originarios de éste y los que forman parte del ecosistema.

Asi y todo, no realizan ninguna acción para impedir la pesca ilegal de las especies migratorias en la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Tampoco en alta mar, por parte de buques extranjeros, es decir, administran irregularmente.

La argentina es insignificante en el comercio mundial pesquero.

La Argentina tiene una Zona Económica Exclusiva de 3.757.124 Km2, dentro de la cual, unos 520 buques nacionales capturan anualmente unas 800 mil toneladas.

Ello, pese a la potencialidad del atlántico sudoccidental de unos 1,7 millones de toneladas de peces y calamares. Son extraídos en su mayoría por buques españoles- británicos, chinos, coreanos y taiwaneses.

Sin embargo no hay ninguna acción por parte del gobierno nacional, con un evidente perjuicio biológico al ecosistema y a las economías provinciales.

Mientras ello ocurre, unos 10 mil barcos chinos superan sus 200 millas marinas y se dedican a la pesca a distancia en alta mar. Además, otros 60 mil buques de unos 24 países, entre ellos, de España, Japón, Corea, Taiwán y el Reino Unido asociado a España.

Todo lo anterior explica -junto a la producción de la acuicultura que representa el 49% de la explotación mundial- las razones por la que Argentina es insignificante en el comercio mundial pesquero.

Por ejemplo, España, “con una ZEE de 1.040.000 Km2 de un tercio de la de Argentina, tiene 8.972 buques pesqueros; captura un millón de toneladas/año; importa 1,8 millones de toneladas; exporta 1,2 millones de toneladas; consume 23 Kg per cápita y tiene 231 buques pescando en aguas internacionales” (CEPESCA, 2018).

El gobierno se comporta como “el perro hortelano”.

Nuestros vecinos capturan en altamar. Chile tiene cuatro flotas que pescan fuera de la ZEE: la industrial de jurel, krill y bacalao y la artesanal de pez espada. Perú, donde sus embarcaciones artesanales salen fuera de las 200 millas en busca de perico y los industriales van a la captura de jurel, caballa y atún.

La Argentina, no revertirá su situación si -además de implementar un importante desarrollo en la acuicultura y maricultura- no sale a competir con la flota internacional en alta mar y administra adecuadamente los recursos migratorios en la ZEE y alta mar.

Nada de ello es posible si el gobierno no lanza un proyecto de desarrollo y apoyo financiero a estas actividades.

Lejos de ello, este gobierno, promueve una reforma para extranjerizar la explotación pesquera y aplicar un Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI) que van en contra de la industria nacional.

El gobierno nacional se comporta como “el perro del hortelano”. Se queda con la administración de los recursos pesqueros de las Provincias y va camino a regalarles la pesca a quienes tienen el mercado mundial.

Es difícil de explicar, que la Argentina en 1975 con una captura total de 504 mil toneladas ocupó más personal que con una captura total de 800 mil toneladas en 2023.

Varias son razones y entre ellas que gran parte de las exportaciones se reprocesan en países importadores transfiriéndoles a estos la mano de obra directa e indirecta.

Una política que promueve la desocupación, aunque elemental frente a la que sería entregarles el mar (la reforma de la ley de pesca) o directamente todos los permisos (RIGI).

La pesca puede ser una herramienta fenomenal para la provisión de proteínas de alto valor biológico.

Es “el cuento de la buena pipa” ya que el modelo que impera lleva a los municipios a entender como nacional la actividad.

La Nación no lleva adelante proyectos de desarrollo local o regional y el gobierno actual va camino a enajenar una actividad productiva nacional que ha generado pueblos y empleo.

Los datos estadísticos de la Subsecretaría de Pesca por su parte refieren a número total desembarcos que es absolutamente inconsistente. No distingue si se trata de especies enteras; sin cabeza-cola (H&G); filetes, etc.

Para administración sostenible y sustentablemente el recurso debe establecerse el tipo de proceso sufrido previo a la descarga; los volúmenes y especies ciertos desembarcados; los descartes y residuos en el mar; el stock en las cámaras y, los valores ciertos de exportación, entre otras cosas.

La falta de control de la actividad hace inviable una administración eficiente del recurso por parte del Estado Nacional. No imaginamos el descontrol de una pesca extranjerizada.

Hay descartes en el mar estimadas en el 30% de las capturas según la FAO, el INIDEP, la AGN y el Banco de Desarrollo. En un país con 48,3% de pobres, es decir 22,6 millones de personas y 11,9% de indigentes que comprenden 5,5 millones de personas.

La pesca puede ser una herramienta fenomenal para la provisión de proteínas de alto valor biológico a las poblaciones vulnerables. Se resolvería el problema del hambre y desnutrición de la Argentina.

Si reguláramos el descarte al mar de pescados, como ya lo estableció la Unión Europea en 2004 y la Argentina en 1998 por el artículo 21 de la Ley 24.922, tendríamos 3 millones de raciones diarias de alimentos proteicos todo el año.

Nada que haya resuelto el gobierno nacional y que habrá de agravarse con la política extractiva y de desindustrialización que lleva este gobierno.

La Argentina pierde con el procesamiento a bordo y el descarte.

Los buques congeladores pueden producir mecánicamente unas mil toneladas promedio de filetes de pescados congelados listos para exportar. Utilizando una tripulación promedio de unos 40 operarios y realiza al año unas 6 mareas.

Previamente, el buque debió capturar unas 2.700 toneladas de pescado; es decir, que al año se habrán tirado al mar unas 10.200 toneladas de residuos.

Si llevamos este número a 35 buques congeladores arrastreros se habrán tirado por año unas 357.000 toneladas de residuos de pescados al mar.

Si nos retrotraemos a veintiséis años atrás, cuando se promulgó la ley 24.922, se habrán tirado al mar más de 9,3 millones de toneladas de residuos además de los millones de especies capturadas descartadas.

Imaginemos entonces, la contaminación marina y analicemos las pérdidas que significan para la Argentina.

Según la FAO, con una tonelada de residuos de pescado se obtienen 225 kg de harina y 50 kg de aceite. El procesamiento a bordo y el descarte al mar de las 10.200 toneladas de residuos citados nos impide usarlos para la fabricación de 2.295 kg/año de harina y 510 kg/año de aceite de pescado.

A un valor de exportación de U$S 1.490 la tonelada de harina, significa una pérdida de 3,4 millones de dólares, más el valor de U$S 2.348 la tonelada de aceite, provoca una pérdida de U$S 1,2 millones de dólares.

Es decir, que la Argentina pierde con el procesamiento a bordo y el descarte de los residuos de cada buque la suma de 4,6 millones de dólares por año, lo que multiplicado por los 35 buques congeladores-procesadores arrastreros significa una pérdida total anual de unos 161 millones de dólares.

a lo que deberían sumarse las pérdidas y la contaminación derivadas de los descartes al mar de las especies “llamadas no comerciales” o de “pesca incidental”.

Argentina es el país que menos pescado consume en Latinoamérica.

Deberíamos agregar que se requieren unas 4,9 toneladas de residuos de pescado salvaje para obtener la harina y el aceite necesario para producir una tonelada de salmón.

Si la Argentina quisiera incursionar en la acuicultura o maricultura, como lo hacen China y España, debería tener muy en cuenta la utilización plena de los residuos.

No se pueden tirar toneladas de proteínas al mar, mientras hay millones de niños pobres, indigentes y desnutridos. Esto se agravará de continuarse las políticas actuales o aún peor, extranjerizando el mar o vendiendo las empresas nacionales.

La Argentina con 4,9 kg per cápita/año. Es el país que menos consumo tiene en Latinoamérica que promedia los de 9,8 Kg. Aún más bajo que África que consume un promedio de 11 Kg. y por supuesto que la Unión Europea que alcanza un consumo promedio anual per cápita de 22 Kg.

Si todas las exportaciones de pescados blancos, calamar, anchoítas y conservas se destinasen al mercado interno, los argentinos alcanzarían a un consumo de 11,5 kg. Aún por debajo del promedio de consumo mundial de los 20 Kg.

No hay plan nacional de consumo de pescado y la Provincia de Buenos Aires no puede quedar a la espera.

La industria pesquera no puede escapar a las generales de la ley en un país con un gobierno sin proyecto nacional marítimo y pesquero. Que está dispuesto, incluso, a extranjerizar la explotación del mar argentino sin exigir el desembarque en los puertos nacionales de las capturas y utilizando tripulación extranjera.

Parece el límite que se puede tolerar. Los propios interesados permanecen inermes ante un Estado Nacional que primero se apropia de los recursos provinciales y luego avanza en entregarlos a empresas extranjeras por el mero pago de un canon, destruyendo la industria, el desarrollo regional y el empleo.

“El dueño de la pesca es el dueño del pescado”

El costo interno desmesurado dificulta la explotación de los recursos del atlántico sur y su proceso industrial. Dejando fuera de competencia, a esta actividad de interés económico, social y estratégico. Un verdadero cuento de la buena pipa.

Nadie puede imaginar un presente ni un futuro promisorio en esta u otra actividad exportadora en un país con una inflación altísima. Los principales competidores pesqueros y compradores en el mundo tienen una inflación interanual (abril/2024) de 2,2%.

(Alemania); 2,2% (Francia); 3,3% (España); 0,3% (China); 3,4% (Estados Unidos); 2,7% (Japón); 0,9% (Italia); 3,2% (Reino Unido); 3,1% (Corea del Sur); 17,7% (Rusia); 3,2% (Brasil) mientras que la Argentina tiene una inflación de 289%.

Hoy, mañana o pasado los productos dejan de ser competitivos o se exporta a pérdida, mientas que la actividad agropecuaria y las capturas en alta mar se subsidian en la Unión Europea y los países asiáticos.

Mientras en nuestro país, los altos costos de la energía, los combustibles, las cargas impositivas, la falta de crédito a la producción y las altas tasas de interés, terminan transformando en financieras a las empresas industriales para obtener las utilidades que sería de esperar fuesen el resultado de la actividad productiva.

No puede esperarse en este escenario un gran desarrollo empresario, donde el Gerente Financiero reemplaza al de Producción.

El viejo aforisma de que “el dueño de la pesca es el dueño del pescado” está siendo utilizado por la Nación. Ésta, a través de un andamiaje de leyes destinadas a administrar la totalidad de los recursos, perjudica a la Provincia de Buenos Aires y a otras provincias del litoral marítimo.

Los ingresos por la explotación pesquera se ven seriamente disminuidos y, la pesca, no es solo una actividad económica, sino una herramienta de radicación industrial, poblacional y de generación de empleo.

La ley de bases y el RIGI.

La Nación lleva adelante un modelo que no beneficia a los intereses provinciales. Una investigación sin la necesaria participación de la provincia; los mares sin control y una pesca ilegal creciente que depreda el ecosistema, en el que intervienen los recursos pesqueros provinciales.

Sus políticas están destinadas a profundizar la desindustrialización, a desnacionalizar la actividad y a concentrar en pocas empresas extranjeras la actividad.

A través de la “ley de bases” y la instauración del “Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI) por el que «se otorga exenciones tributarias, aduaneras y cambiarias por 30 años a aquellos proyectos que inviertan más de 200 millones de dólares en bienes de capital.

Obtendrán reducciones del impuesto a las ganancias de 35% al 25%; la libre disposición del 20% de las divisas generadas por sus exportaciones al cabo del primer año, del 40% a partir del segundo año y de la totalidad (100 %) a partir del tercero.

Se suma a lo anterior el pago de IVA con crédito fiscal; podrán aplicarse al pago de impuesto a las ganancias, a los impuestos a los bienes personales y al cheque, implicando de hecho la exención de esos tributos.

Una verdadera inequidad.

Estas compañías podrán importar bienes libres de aranceles y no pagarán el impuesto PAIS; además de quedar exentos del pago de impuestos inmobiliarios, ingresos brutos y tasas municipales” (Pulti, Gustavo “Proyecto de Declaración de rechazo al Proyecto de Ley de Bases…”, 2024).

Una verdadera inequidad. Afectará seriamente a los recursos de la Provincia y los Municipios y a todas las empresas pesqueras y proveedoras de insumos que instaladas en la Provincia de Buenos Aires (y en otras provincias).

Carecerán de todo incentivo compensatorio y ante tanta desigualdad las sacará de competencia en el mercado internacional y nacional, quedando tentadas de poner la bandera de remate a sus instalaciones, buques y concesiones poseedoras de permisos, cuotas y autorizaciones de pesca.

Tendrá un efecto peor al proyecto de reforma de la ley de pesca que integraba la “ley de bases” que fue desestimado ante la presión de expertos, los medios, el sector pesquero y distintos referentes políticos.

No se quedarán estas empresas solo con el mar y sus recursos, sino con toda la industria radicada en tierra, seguramente reduciendo el agregado de valor y, el consecuente desempleo argentino, en favor de los mercados de los que procedan las inversiones.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Cuando se eligen los gobiernos nacionales, los votantes no pueden imaginar que los recursos naturales de sus provincias serán apropiados en favor del tesoro nacional, mantener una estructura centralista y administrar la política sectorial.

Pero, los sectores directamente interesados que invierten en la Provincia debieran preocuparse sobre qué políticas van a llevar los administradores del Estado Nacional.

No debiera quedar la política pesquera en poder de un subsecretario o de un Consejo Federal Pesquero (CFP), integrado igualmente por un representante provincial quien, aun teniendo una política clara provincial, deberá actuar en minoría frente a los funcionarios nacionales que integran el cuerpo.

Aquí aplica el viejo dicho de «a río revuelto ganancia de pescadores». La participación atomizada de las provincias en ese Consejo, en ocasiones con intereses contrapuestos, sobre los que actúan políticos, empresarios y sindicatos ha facilitado la tarea de monopolizar la administración por parte de la Nación.

Dos son los aspectos centrales sobre los que estamos prestando atención: los derechos provinciales no delegados a la Nación sobre los recursos pesqueros y la administración provincial de los recursos migratorios y asociados.

El gobierno de la Nación se queda con los recursos naturales de la Provincia. ¿Los pioneros y hacedores de la pesca dónde están? «…Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar» (Martin Niemöller, 1946).

Acerca del autor