infoydata.com

infoydata

TARDE DE AMOR, DE LOCURA Y DE MUERTE

Por Ariel Oliveri

El sol y el feriado nos invitan a mis hijas y a mí a la “salidas Recreativas”. Cargamos la patineta y los patines (El Skate y los rollers Pa!) y salimos en busca de una tarde de amor.
 
El parque San Martín estaba que brillaba de sol y nos llamaba. Pero no todo lo que brilla es oro dicen. Había sol pero el vientito castigaba, así que unas vueltitas y nos marchamos a un lugar más reparado. Eran casi las cinco.
 
De nuevo el auto y entonces avanzamos. Llegando a al casino oímos los bocinazos. Vimos la caravana de camionetas 4 x 4 y algunos autos. Nuevitos y brillantes. Nunca un corsita, ni un 147. Muchos con banderas argentinas.
 
– Y esto Pa?
– Los anticuarentenas-
– Noooooo. Están locos Pá???
– No todos. Ojala fueran locos todos
 
Desde un auto aparece el primer cartel: “El Virus no existe”
 
– Ves Pá, están locos, como van a decir que el virus no existe?????
 
Aparece el segundo: “Nos gobiernan los negros”
 
– Pero son racistas Pá!!!! – se indigna ella. Se me cruza por la cabeza bajar la ventanilla y gritar algo, pero por suerte me contengo y me alegro de mi madurez. Luego me entristece mi madurez, me doy cuenta de mi edad.
 
Aparece el tercer cartel. Letal: “Macri Volvé”.
 
– Noooooo!!!!!!!- los tres al unísono.
– Ves que están locos Pá!!!!!!
– Ves que no….-intento explicar que eso no es locura. Que eso es política e ideología.
 
Nos fuimos a la placita enfrente de El Argentino Bar. Nos tiramos en el pasto y empezó a tocar Juancito Robles el piano. Leímos y patinaron. Nos sentamos en una mesita en la vereda y charlamos con Daniel de como resiste un bar cultural y la solidaridad de la gente y los artistas marplatenses. De cómo llegar vivos hasta la vacuna. De la emoción de estar juntos y soñar con lo que viene. Con poder abrazarnos y volver a los shows.
 
Nos tomamos un café con leche con medialunas mientras cantaba Juan y la gente aplaudía.
 
En la tarde de ayer, el amor le ganó a la locura y la muerte. Por la tele, los Viale, los Novaresio, Los Leuco, los empleaduchos de las multinacionacionales nos querían convencer de otra cosa.
 
Hay que quedarse con el amor, la solidaridad, la lucha y saber que nadie se salva solo. Que el odio lo destilen ellos. Así les va a ir.